La esperanza se viste de cirujano. El quirófano se convierte en un perfecto engranaje para operar a donante y receptor. Dos intervenciones, dos equipos de profesionales y un plan B cuando surgen complicaciones

Fuente: CORDÓPOLIS Diario Digital

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA